Saltear al contenido principal
Mi Experiencia Como Emprendedor Desde Los 19

Mi experiencia como emprendedor desde los 19

Como ya habréis visto en mi LinkedIn y Twitter dejo Foreseen Media, mi último proyecto como emprendedor. Me apetece compartir cómo ha sido mi experiencia, todo lo que he aprendido, lo que volvería a hacer, y lo que no, y por qué he decidido darme un descanso. 

 

Primero, el tutorial

Esta aventura empezó en 2015, cuando, junto con dos compañeros de clase, decidimos probar suerte en el sector de los esports montando un equipo amateur para ver cómo era la industria y los competidores que podíamos tener. Yo ya conocía los esports gracias a un amigo que compite en Pokémon, y le ayudé a buscar un equipo mejor ya que, por resultados, podía tener más visibilidad. Conseguí llevarle a Gamers2, ahora renombrado a G2 Esports, un equipo Top mundial y que apuesta por varios juegos con jugadores y equipos ganadores. Ahí ya me picó el gusanillo de los esports. Todo esto fue posible también gracias a Brian Vázquez, que luego sería uno de mis socios en dos de mis siguientes empresas.

El tercer socio para ALBRIAL SC, como se llamó nuestra primera empresa, fue Álvaro Luzón, otro compañero de clase bastante gamer y que el mundo de los esports le llamaba bastante la atención y que ya conocía algo porque su primo había competido en Call of Duty cuando todo estaba empezando. Ahí nos plantamos los tres, ellos con 21 años y yo con 19, buscando cómo empezar nuestro proyecto. Gracias a las ayudas de la Comunidad de Madrid, nos asesoraron en cómo empezar, y vimos que la idea de empezar con una Sociedad Civil era la mejor para empezar, y si todo funcionaba bien, más adelante haríamos la Sociedad Limitada. Por el camino se unió otro socio, al que, por falta de recursos económicos, le ofrecimos parte del porcentaje para que nos ayudara con el diseño gráfico, parte que para nosotros era esencial porque queríamos hacernos fuertes a nivel de contenidos e imagen. Pero las cosas no fueron como esperamos con el nuevo socio y tuvimos que seguir sin él.

Con el club, al que llamamos Unity Gaming, habíamos conseguido buenos jugadores y resultados a nivel amateur, incluso habíamos llegado a ganar a equipos más profesionales y con más dinero en algunos clasificatorios a torneos importantes por aquel entonces. Pero los patrocinadores no entraban, nos habíamos reunido con una gran empresa, que parecía interesada, pero que, por supuesto, no era su prioridad entrar en este mercado, por lo que las conversaciones se alargaron más tiempo del esperado.

Habían pasado seis meses, más o menos, y queríamos dar un salto más e intentarlo con un club más profesional. Pero necesitábamos ayuda, no teníamos ni los recursos ni los perfiles necesarios para dar el salto, por lo que buscamos más socios. Los encontramos a finales de 2015, y, en diciembre, antes de acabar el año, acabamos comprando un club ya existente y con una buena trayectoria, y cerramos ALBRIAL SC para empezar un nuevo proyecto junto con tres socios más. Compramos Celerius eSports y acudimos a nuestro primer evento, Gamergy Diciembre 2015. Una gran experiencia que nos permitió vivir los esports desde un punto más profesional. Menos de un año como emprendedor y ahora empezaba el juego de verdad.

 

Empieza el juego de verdad

En enero de 2016 ya éramos una Sociedad Limitada, y seis socios con más o menos experiencia en el sector, pero cada uno muy consciente de su trabajo y de lo que queríamos hacer y a dónde queríamos llegar. Lo teníamos muy claro, queríamos crear una comunidad dentro de los esports a través de contenidos y una imagen de marca fuerte que atrajera al público por ser divertida y cercana. Con esa consigna cambiamos toda la marca de Celerius eSports y comenzamos a trabajar bajo el nombre de eMonkeyz Club. Todo empezó muy bien, tanto en resultados deportivos como en aceptación de la comunidad hacia la nueva marca y en redes sociales.

Pero volvía el mismo problema, el mercado era muy joven todavía y no conseguíamos atraer a grandes empresas para patrocinar o invertir en nuestro proyecto. Además, las pocas empresas que se animaban a entrar en el sector creaban sus propios equipos y nos hacían muy difícil competir con ellos a nivel de presupuesto.

Yo era el socio más joven de la empresa, y todavía seguía estudiando y no tenía ninguna forma de tener ingresos, y el club conllevaba muchos gastos, por lo que la situación llegó a ser insostenible para mí, y tras un año y unos meses, en marzo de 2017 abandoné eMonkeyz, junto con Álvaro Luzón. La situación para mí se había vuelto muy difícil, conseguí unas prácticas para mi carrera en la universidad en Vodafone, pero lo que ganaba tenía que reinvertirlo en el club, y los patrocinadores que conseguíamos solo aportaban producto o cantidades muy bajas de dinero, por lo que no nos solucionaba nada. Además, los premios eran casi íntegros para los jugadores. No veía un futuro cercano en el que la situación cambiase y decidí dejar eMonkeyz.

 

¿Último intento?

Ese año y poco en eMonkeyz nos había servido para ver cómo funcionaba el sector de verdad, dejando a un lado lo amateur y viendo cómo estaba creciendo y quién aportaba más valor y, lo más importante, por qué no entraban empresas a patrocinar y qué era realmente lo que buscaban. Vimos que había una necesidad para las marcas de un agente en el sector que les explicase realmente qué eran los esports, qué podían aportar las marcas y cómo podían llegar a su público. Álvaro consiguió dos socios más y empezamos Foreseen Media, una agencia de marketing especializada en esports.

Nuestro proyecto rápidamente interesó a 2btube, una network de youtubers líder en el mercado hispanohablante, y empezamos a trabajar en sus oficinas cogiendo un buen ritmo de trabajo. Ah, se me olvidaba, en esta ocasión también hubo un socio que pasó unos meses con nosotros, pero que no congeniamos muy bien y tuvimos que seguir el camino sin él. Todo pintaba muy bien, nos habíamos reunido con algunas de las empresas más grandes de gran consumo y no endémicas y todas estaban muy contentas con nosotros y lo que le podíamos aportar. De hecho, en menos de un año, ya habíamos trabajado con LG España y Telepizza. Pero, de nuevo, no conseguíamos una estabilidad económica que mejorase mi situación personal, por lo que fue pasando factura de nuevo en mí y fui perdiendo la motivación en el proyecto.

Además, hubo otros factores externos que influyeron y que, durante un mes y medio aproximadamente me dejaron un poco apartado del día a día de la empresa. A la vuelta no conseguí recuperar la motivación y poco a poco iba viendo que lo mejor era dejar la empresa y descansar. Tras dos semanas de vacaciones, lo que había podido desconectar no duró mucho, ya que volver a la rutina me hizo ver, de nuevo, la realidad y es cuando estoy escribiendo esto. En septiembre de 2018 dejo Foreseen Media y se acaba para mí la aventura de emprender, por ahora.

 

Errores y consejos

Como todo el mundo sabe, ser emprendedor no es fácil, pero es lo mejor que he podido hacer. Mi madre siempre me decía que estudiara más, que buscara un máster o algo después de la carrera, pero, sin duda, el máster han sido estos tres años creando empresas y proyectos y entendiendo realmente cómo funcionan las cosas. Además, tuve la suerte de poder hacer mis prácticas en Vodafone, una empresa líder en su sector, y ver también esa parte del mundo laboral.

De los errores se aprende, y os voy a decir cuáles creo que fueron los míos y qué consejos os puedo aportar desde mi experiencia.

1º La falta de recursos económicos nos “obligó” en dos ocasiones a ofrecer parte del porcentaje de la empresa por no poder pagar por los servicios que necesitábamos. Esto puede salir bien o puede salir mal, pero, si vas a tener un compañero de viaje en tus proyectos, tienes que conocerle muy bien, porque si no, luego te puedes llevar sorpresas y perder tiempo y recursos en arreglar ese problema que al principio viste como una solución.

2º Muy ligado a lo primero, cuantos menos socios, mejor. Si ya es complicado muchas veces saber qué hacer o no en tu negocio, si tienes que ponerte de acuerdo con hasta cinco personas más, como ha sido mi caso, imagínate lo que puede desgastar. Obviamente a mí no me quedaba otra, pero es algo que no volvería a hacer, ser más de tres socios en un proyecto es algo que puede desgastar mucho y puede ralentizar mucho los procesos.

3º Para mí ha sido muy decisivo el no tener una base ahorrada o disponible para poder aguantar mientras emprendía. Me centraba al 100% en mis proyectos y, al no llegar los resultados, acababa muy quemado y frustrado por no conseguir sacarlo adelante. El haber tenido una base con la que poder hacer vida normal hubiera ayudado a poder seguir en alguno de mis proyectos.

 

Mi futuro

Ahora me tomaré un tiempo para descansar y volver con más motivación. Seguiré formándome y viajaré un poco para conocer nuevos países y nuevas culturas. Ahora me gustaría probar suerte en la industria del fútbol, una industria muy competitiva, pero en la que creo que puedo aprender y aportar mucho. Sé que acabaré montando más proyectos en el futuro, porque es realmente lo que me gusta, pero cuando se cumplan las condiciones. No será fácil, porque ser emprendedor nunca lo es, pero estoy seguro de que no volveré a cometer los mismo errores.

 


Esto podría ser mi resumen sobre mi experiencia como emprendedor desde los 19. Dime qué te ha parecido, si tú también has emprendido, me gustaría saber tu experiencia y si has tenido los mismo problemas que yo, o si has tenido otros distintos; o si estás pensando en empezar tu aventura como emprendedor y te ha ayudado mi post o tienes alguna duda, ¡no dudes en contactarme a través de mi LinkedIn!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba